Sin depósito por defectos info

COVID. Devolución integra de tu reserva info

Cancelación gratuita info

6 Calas escondidas en Alicante

Si buscas rincones que no sean tan habituales para relajarte o practicar tus deportes acuáticos favoritos no te puedes perder esta nueva publicación. ¡Te vamos a dejar las mejores calas escondidas en Alicante! Pero… ¿Qué más puedes esperar de ellas? Una fauna marina característica, senderos naturales por descubrir a pie y unas aguas repletas de su azul turquesa tan especial.

Calas escondidas que no te puedes perder

Cala Gasparet de Calpe

Una de las más alejadas al sur del municipio de Calpe. Solo por su magnífica ubicación teníamos que incluirla en esta lista. Una cala nada masificada y muy tranquila, de hecho, la única forma de acceder a ella es a través del mar. Se trata de una cala muy pequeña con apenas 40 metros de longitud. ¡Toda una experiencia!

Cala Pinets de Benissa

Una de las calas más impresionantes de Benissa. Nos recuerda a un pequeño paraíso en pleno Mediterráneo. Cuenta con una playa de grava y otra playa de arena, las cuales casan a la perfección con su transparente agua. Si te vas a acercar a ella a pie, podrás acceder desde la cercana Playa de La Fustera. También puedes acceder a ella en coche o moto.

Aunque no cuenta con los servicios habituales de las playas y de las calas, es un lugar perfecto para los deportes marinos como el buceo y la vela. La fauna y la flora del entorno son únicas, como sus anémonas de color rojo y sus extensiones abiertas de alga posidonia. 

Muy cerca a esta cala, se encuentra Mar Muerta y Rocas Negras. Suena raro, ¿verdad? Pero se trata de un lugar muy especial. Son formaciones rocosas que consiguen componer una poco profunda piscina natural. Sin duda, es ideal para los niños. Si te acercas, no dudes en pararte un segundo a observar los efectos que se producen en las rocas cuando se adentran en el mar con tonos rojizos.

Cala Mascarat de Altea

Cuando piensas en Altea, lo primero que se te viene a la cabeza es su maravilloso casco antiguo. Pero su entorno no se queda atrás. De hecho, esconde a la pequeña Cala Macarat. Un canto rodado, sin arena y con bolos que crean un paraje perfecto para desconectar.

Cala del Mallorquí de Calpe

Uno de los pequeños rincones del sendero ecológico que conecta con Calpe. Está muy cerca de la Cala Calalga y se encuentra justo antes de llegar a la famosa Cala de les Bassetes. 

Es una cala muy pequeña, de hecho, solo tiene 30 metros de largo y es prácticamente virgen. Es perfecta para bucear gracias a sus rocas y su grava. Su acceso es muy sencillo, ya que solo tienes que bajar el camino desde el sendero Voramar, el cual está señalizado. Bajando el sendero te toparás con una postal única de la cara norte del Peñón d’Ifach.

Cala de La Llobella de Benissa

Una cala muy poco frecuentada, lo que la convierte en un rincón escondido imprescindible en esta lista. La vegetación llega hasta la misma orilla, la cual está dibujada por bolos de piedra y placas de roca. Perfecta para estar en una paz y soledad absolutas.

Carece de cualquier servicio como era de esperar en una cala de estas características, pero esto hace que sea un rincón tan especial para estar en total discreción.

Cala Llebeig de Benitatxell

Aunque se encuentra cerca de la ruta de los acantilados del Poble Nou en Benitatxell, sigue siendo un rincón íntimo con unas vistas increíbles. ¡Todo un mirador! Lo que la mantiene como un rincón escondido es su difícil acceso, razón por la que mucha gente aún la desconoce.

Ahora que ya conoces las calas escondidas en Alicante… ¡Solo te queda comenzar a explorarlas! Ninguno de estos rincones te defraudará.